Por Miguel Angel Rodríguez

No he sido condenado por ningún Tribunal. El proceso apenas está en su fase de investigación, por lo que ni siguiera se ha planteado una acusación penal. ¿Eso le sorprende? No es extraño que le asombre. En virtud del ambiente creado por parte de ciertos sectores, esas simples verdades son una enorme sorpresa para la mayoría de los costarricenses, a quienes se les ha hecho creer que ya fui condenado en juicio, que es hoy día inexistente.
l manejo interesado de la información y las acciones indebidas cometidas en mi contra, han creado esta confusión. Por haber sido recluido indebidamente en un calabozo, la gente piensa que estoy en ese calabozo porque ya fui condenado y me tienen como eso, como alguien condenado a prisión.

Esto lo alimentan de mil formas la Fiscalía, algunos políticos y ciertos medios de comunicación.

Ejemplo de esto es como entre el 2 y 10 de diciembre, el periódico Al Día publica una encuesta de la empresa Demoscopía en la que una de las preguntas que se hace a la gente es: ¿Cree usted que los corruptos deben ir a la cárcel?

Claro que la respuesta es apabullantemente afirmativa, como debe de ser, porque ante esa pregunta, lo que todos entendemos, es que deben estarlo las personas condenadas por corrupción. Sin embargo el título de ese periódico es “Ticos aprueban cárcel para expresidentes” (lunes 13 de diciembre, encuesta Demoscopía para Al Día). Según eso, se aprobaría la cárcel contra alguien que no está condenado, que apenas está siendo investigado y cuya inocencia es un derecho que garantizan la ley y la constitución

Si como ocurrió en mi caso, el Presidente de la República y un grupo de diputados, recién iniciándose la investigación, me exigen la renuncia a la OEA y le exigen al Fiscal General que proceda en mi contra, lo que están haciendo es violando mi estado de inocencia, y por esto la gran mayoría de la gente considera que ya había sido declarado culpable.

El circo con que me recibieron en el aeropuerto era para crearle esa impresión a la gente, pues si así se me trataba, cuando voluntariamente venía a someterme a los Tribunales, debía ser porque ya estaba condenado.

Por esto es que reiteradamente se ha violado mi estado de inocencia. Esto no es lo que digo yo. Es lo que dice la Ley. Es fácil comprobarlo, basta con citarla.

Dice el artículo 9 del Código Procesal Penal:

“Articulo 9.-Estado de inocencia. El imputado deberá ser considerado inocente en todas las etapas del procedimiento, mientras no se declare su culpabilidad en sentencia firme, conforme a las reglas establecidas en este Código. En caso de duda sobre las cuestiones de hecho, se estará a lo más favorable para el imputado. Hasta la declaratoria de culpabilidad, ninguna autoridad pública podrá presentar a una persona como culpable ni brindar información sobre ella en ese sentido.” (Código Procesal Penal)

Juzgue usted mismo como se ha atropellado en mi caso esta garantía imprescindible de mis derechos fundamentales, que son los derechos de cualquier ciudadano.