Programa Nuestra Voz Radio Monumental

Transcribimos a continuación la entrevista telefónica que concediera el ex presidente y ex secretario general de la OEA, Miguel Angel Rodríguez Echeverría, en el programa Nuestra Voz, de Radio Monumental, hoy 14 de octubre de 2005, por medio de su directora, la directora Amelia Rueda.
 
Bien, les decíamos amigas y amigos, que ayer cuando nos dábamos cuenta y debo decirle que en el grupo de comunicación Monumental fue donde usted se dio cuenta de la noticia, en primer lugar porque lo anunciábamos primero que todos los otros medios de comunicación. Miguel Ángel Rodríguez, expresidente de la República había, el Juzgado Penal de Hacienda le había levantado el arresto domiciliario.

Hablamos con él brevemente porque estaba muy emocionado, nos dijo, no doña Amelia, ahora no quiero hablar al aire, mañana en la mañana hablamos y estamos llamándolo y nos está respondiendo.

Muy buenos días don Miguel Ángel, primero que todo ¿cómo se siente esta mañana?

M.A.R.. “Muy buenos día doña Amelia. Lleno de gratitud a Dios por la bendición que he tenido durante todo este año, de que tantas personas de buena voluntad en Costa Rica se hayan acercado, algunos amigos de muchos años, otros gente que no conocía, pero que se me han acercado para hacerme llegar su solidaridad, su apoyo frente al dolor de la familia y eso es algo extraordinario que ha permitido que mi corazón se mantenga lleno de amor, de amor de Dios, de amor a las personas y eso le ha cerrado el camino a la amargura, al cinismo, al odio y me ha salvado de caer en las garras de esos vicios. Yo incluso tengo que darle gracias a Dios y a tanta gente buena que durante estos largos 12 meses me ha dado solidaridad.”

P/Antes y después de todos estos largos 12 meses ha estado doña Lorena, pero nos dicen que en este momento doña Lorena no está en Costa Rica.

M.A.R.: “Sí, Lorena salió ayer para Estados Unidos para ser sometida a una operación de cambio de cadera, que tiene un desgaste en sus caderas. El año pasado, hace un año y tres meses le habían hecho un reemplazo de la cadera izquierda y el lunes tiene programada cirugía en el George Washington University Hospital en la cadera derecha con el mismo cirujano que le hizo la operación anterior.

La vez anterior yo tuve la oportunidad de poder dedicarle 15 días completos sin irme de la par de ella a atenderla como su enfermero, con todo el amor de 43 años de matrimonio. Esta vez pues eso no iba a ser posible. No podíamos seguir esperando porque el dolor era muy grande y porque además yo tengo un seguro que me viene de la universidad que se me acaba en el mes de noviembre y era la oportunidad de poder tenerla a ella operada en ese hospital en esa forma.”

P/ Don Miguel Ángel, a esta hora de la mañana ¿conoce usted algunos detalles ya de la decisión del juez, en qué consiste esta decisión, porque precisamente tenemos entendido de que hay otras medidas cautelares que usted tiene que cumplir como el impedimento de salida y no acercarse a testigos u otros imputados en la causa judicial?

M.A.R.: “Eso es lo que me comunicó ayer a mí ayer los abogados, don Rafael Gairaud y don Eduardo Araya, eso fue lo que me comunicaron ayer, que el resto de las medidas quedan vigentes. Esto es ciertamente lo que hace un año yo hubiera esperado, es a lo que yo vine al país voluntariamente a enfrentar aquí, mientras no hubiera una acusación pues que lo lógico era que la investigación se realizara y que yo pudiera en libertad presentar mis testimonios, incluso lo lógico y civilizado hubiera sido que yo me hubiera quedado sirviendo a mi puesto en la OEA para beneficio del país, para el beneficio del continente con la ayuda de Dios trabajando en esas(SE CORTA TRANSMISIÓN)”

P/ A bueno, me escucha don Miguel Ángel?

M.A.R.: “Ahora sí, se metió una línea a usted, ya se arregló, estamos con un problema de que no hay electricidad en Escazú y entonces el sistema telefónico de aquí de la casa no funciona bien, le ruego me disculpe.”

P/ No se preocupe. Don Miguel Ángel usted permaneció durante cinco meses en el Centro Penitenciario La Reforma, desde marzo cumplía arresto domiciliario prorrogado en una ocasión. Ahora en este momento usted tiene ya libertad de moverse con excepción de estas otras dos medidas cautelares de moverse a donde usted quiera, cuando le llega esta noticia ¿había planeado qué hacer en esta ocasión o está planeándola en este momento?

M.A.R.: “Bueno, ayer yo tuve la alegría de poder celebrar la eucaristía en mi casa con el Padre Blanco, me ha acompañado durante este año ayudándome semanalmente para mantener mi relación religiosa. Estaba con mi hermana y con mi sobrina y, que me acompañan siempre en esos actos y ayer le habíamos pedido mucho a Dios que se hiciera su voluntad, que se cumplieran sus designios y que nos diera fuerzas para enfrentar lo que fuera su voluntad y que me iba a ocurrir en este momento. Luego que por supuesto que estábamos pidiendo sobre todo por la intervención quirúrgica de Lorena. Yo tengo algunas ideas de lo que debo hacer al salir, por supuesto que lo primero es ir a una iglesia, acercarme a Jesús Sacramentado y poder exponerme a sus pies a seguirle dando gracias por todo lo que me ha dado en este año difícil, lo cual no me ha abandonado y quiero hacer una visita muy especial, una visita que es a una persona, fue una señora que entró a trabajar en mi casa un año antes de que yo naciera y salió de la casa de mis padres dos años después de que habían muerto los dos. Siempre nos ha acompañado y es una persona a la que tengo mucho tiempo de no ver y pues mi primer visita va a ser querer ir a ver a ella después de visitar una iglesia.”

P/ Don Miguel Ángel, no me molesta decirlo, espero que a usted tampoco. Cuando conversamos ayer ese par de minutos si fueron dos minutos, tal vez menos, usted se le quebró la voz, estaba profundamente conmovido, prácticamente llorando, en un hombre como Miguel Ángel que todo el mundo, Miguel Ángel Rodríguez que todo el mundo lo ha visto fuerte, firme, en las buenas y en las malas, pues eso significa que realmente verdad, que realmente le ha golpeado a usted lo que ha ocurrido y le ha golpeado también positivamente también digámoslo la noticia de que se encuentra en libertad. Usted señala a nivel familiar lo que piensa hacer, a nivel judicial don Miguel Ángel, es una oportunidad para usted, ¿cómo la va a aprovechar?

M.A.R.: “Bueno, evidentemente sí, ayer cuando hablamos se me quebró la voz y sí estaba muy emocionado, principalmente porque estábamos hablando de esto, de la gratitud con Dios y con la gente por su solidaridad y por su cariño. Por eso es que más me emociona, porque yo no he encontrado nada más emocionante que este proceso, nada que me haya dado más sentimientos que esta fuerza del amor extraordinario que Dios nos tiene, a todos los hombres, a todas las personas y en la forma como ese amor se nos manifiesta tantas veces a través de gente buena que de verdad tiene buenos sentimientos y les gusta expresarlos y acercarse. Yo estoy maravillado de personas que no conozco personalmente, que se han acercado a mí a través de cartas o del teléfono desde que ya volví a mi casa y que lo que han hecho en ese período, es permanentemente darme su compañía y su apoyo y decirme que mantenga la fe en Dios y que me mantenga con esperanza y con optimismo, que disfrute las cosas que tengo, cada vez ha habido algo extraordinario. La gente maravillosa que yo conocí en La Reforma, la Policía Penitenciaria, gente realmente de sentimientos, de bondad, de que cumplían con sus tareas y con sus responsabilidades, pero que tenían un trato humano y digno y que le daban a uno un sentimiento de cariño y a todos los cuales yo quiero hacerles llegar y mi gratitud más profunda. En el campo judicial pues seguiremos en lo que a mí me corresponde, que es esperar a que haya una acusación del Ministerio Público, que sepa de qué me van a acusar, de qué delitos me van a acusar y presentar la defensa y explicar los hechos tal y como yo los conozco y defenderme en los Tribunales de Justicia en la búsqueda de un juicio justo, que es todo lo que aspiraba y desdichadamente lo que ahora no he tenido, pero que seguiré luchando por tenerlo y porque, luchar por ese juicio justo, no solo lucho con un juicio justo para Miguel Ángel Rodríguez, lucho para un juicio justo para todas las personas que se vean enfrentadas a los Tribunales de Justicia de Costa Rica.”

P/ Hace poco más de un año nos golpeó a todos la imagen de un Miguel Ángel Rodríguez llegando a Costa Rica en que llegó. Usted desde el primer momento que pudo hablar dijo: “yo quiero que me traten con justicia, quiero un juicio justo”, no ha dejado de repetir eso don Miguel Ángel. ¿Por qué todavía a pesar de todo lo que ha ocurrido y a pesar de que ahora ya está en libertad, usted sigue pidiendo un juicio justo, cuál es la razón fundamental de que usted crea de que no se ha tratado con justicia?

Aló, bueno, nos decía don Miguel Ángel que había problemas con el teléfono porque en Escazú no había electricidad. Lo vamos a dejar aquí podemos conversar en otra oportunidad con don Miguel Ángel Rodríguez que se nos olvidó decirle a partir de cuándo o no llegaba la pregunta todavía a tiempo, a partir de cuándo queda totalmente en libertad si es hoy, si es mañana, si es el lunes, cuándo quedaría en libertad don Miguel Ángel Rodríguez?, pero agradecerle que nos haya atendido, se nos quedaron algunas preguntas en el tintero, volveremos a conversar con él un día de estos. Ya volvemos. Amigas y amigos estábamos conversando con Miguel Ángel Rodríguez, se nos corto la comunicación y don Miguel está volviendo a llamar, le agradecemos para que no quedara la idea de que había cortado la llamada que sabíamos ya él nos lo había dicho que tenía problemas con el teléfono en su casa.

Don Miguel Ángel nosotros le estábamos preguntando porque usted ha sido tan enfático desde un inicio hasta ahora en señalar que ha sido tratado injustamente.

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ: Porque solicite al renunciar voluntariamente a la OEA, para venirme a presentar a los tribunales de justicia de Costa Rica con anticipación al Ministerio Público que se refiriera para darme indagatoria y se me detuvo ilegalmente en el aeropuerto, frente a una orden de una juez que establecía que no se me debía detener si estaba en ejercicio de la secretaría, se me detuvo. Se me exhibió, no se hizo conmigo como se hace con todos los delincuentes que lo que hacen es permitirles que se tapen la cara, les permiten que mantengan su presunción de inocencia mientras se está en un proceso, a mi no se me trato así, se utilizó el aeropuerto como un circo para hacer una exhibición para llevarme a altísima velocidad como ha quedado constatado en los medios de la Corte Suprema de Justicia, golpeándome dentro de una perrera, en exhibición pública para tratarme como culpable desde un principio para ponerme esposas simplemente para bajar una escalerilla dónde estaban los fotógrafos para que se fotografiara.

Porque no se me permitió cuando yo vine voluntariamente mantener en libertad para que desde mi libertad me pudiera defender sino que se me metió al calabozo, mientras que a los otros que habían confesado la realización de delitos serios se les permitía estar en libertad.

Porque de mil y una manera se permitió y se facilito que los documentos secretos de proceso preliminar se dieran a la prensa en los momentos en que eso podía hacer más presión ante las autoridades judiciales para afectarme en mi contra, porque todo esto son hechos muy graves y serios que han puesto en situación muy difícil al sistema judicial costarricense por una mancuerna entre la fiscalía y los medios de comunicación que han pretendido algunos de ellos hacer de mi una persona que no tiene derecho a ser sometido a un juicio en los tribunales de justicia, sino que debe ser sometido a un juicio por ellos por esos medios de comunicación que se arrogan la facultad de ser mis jueces y mis verdugos y todo eso significa que no era posible un juicio justo y todo eso significa que yo tengo que dar una gran lucha para llegar a tener la posibilidad de que se me juzgue con justicia.

AMELIA RUEDA: Una lucha que no terminado don Miguel Ángel e inicia tal vez la etapa más fuerte de todo esto, como la va enfrentar, usted es un hombre que es no solo metódico, un hombre inteligente que le gusta llevar adelante, encabezar los esfuerzos que hace, en donde van a estar centrados estos esfuerzos.

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ: Van a estar centrados en la legislación costarricense, en la constitución costarricense, en nuestras tradiciones de respeto a los derechos humanos y a la libertad y la dignidad y a la defensa de que puedan darse las condiciones para que haya un juicio justo de manera que el resultado de ese juicio sea el que sea, sea un resultado que pueda ser un resultado favorable para la justicia costarricense, para el respeto del estado de derecho, no un resultado que no responda a los procedimientos que yo lo único que pido es que se me apliquen igual que se le deben aplicar a todas las personas en este país.

AMELIA RUEDA: Don Miguel Ángel es a partir de ya inmediatamente que le comunican a usted, que usted ya tiene la posibilidad de salir en libertad a donde usted quiera dentro del país.

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ: Entiendo que por una llamada que recién tuve ahora en el (...) que se corto nuestra llamada y que tengo que ir mis abogados a hacer una presentación y que ya después de eso queda todo en estas condiciones de libertad.

AMELIA RUEDA: ¿Cuándo le comunico a doña Lorena la noticia?

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ: Poquito antes de hablar con usted ayer fue a apenas me llamó el abogado, la llame estaba por supuesto llena de felicidad, muy dolida de no estar aquí en este momento conmigo, era algo que habíamos pensado que se podía dar pero tenemos que poner por delante sus necesidades de salud, y ella tenia ayer en Washington que estar en el hospital para preparar todos los asuntos para su internamiento y por eso pues tuvo que irse y ciertamente pues me duele que en este momento de dolor, diay de salir de su dolor no tenerla a la par mía para poderlo celebrar con ella, pero lo hemos celebrado muy cerca, hable por supuesto por teléfono con mi hija que trabaja fuera de San José en Guanacaste que viene hoy para la casa, hable con Andrés, con Vanessa y con los nietos, mi suegra, mis hermanos, toda mi familia vinieron muchos de mis sobrinos ayer a verme, que ya tenían autorización de entrada otros amigos quisieron entrar pero no pudieron entrar porque nosotros preferimos en respeto total absoluto a pesar de que en derecho las medidas de libertad se deben aplicar de inmediato pero preferimos de abstenernos de hacer cualquier cambio en las circunstancias hasta ya estar en comunicación con el juzgado por respeto como lo he tenido todo el tiempo a los juzgados de Costa Rica.

AMELIA RUEDA: Esa fue la razón por la que usted no atendió a la gente que llego ayer y que pudimos ver en la televisión y nosotros mismos como periodistas, nuestros periodistas nos informaron que estaban afuera en su casa.

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ: Así es gente muy querida la que yo le tengo un profundo cariño y que me dolió muchísimo ayer en el momento de mucha alegría cuando uno quiere darle un abrazo a los amigos pues no podérselo dar, pero mi manifestación de respeto a pesar de que digo, desde un punto de vista de teoría y legislación penal las medidas de libertad se deben aplicar de inmediato.

AMELIA RUEDA: Muchas gracias don Miguel Ángel, digo yo que no será la última vez que conversemos, usted será noticia y los medios lo estaremos importunando en más de una oportunidad, pero estaremos al tanto de como se desarrollan los acontecimientos.

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ: Gracias Amelia y permítame una vez más utilizar su micrófono amigo, para llegarle a tanta gente en Costa Rica a la que no puedo llegar personalmente a cada una de ellas, para decirles de nuevo muchísimas gracias por se gente buena, por tener buenos sentimientos, muchísimas gracias por acercarse a una familia que sufre, muchísimas gracias por su apoyo y su solidaridad durante este largo y difícil año.

AMELIA RUEDA: Don Miguel A. Rodríguez expresidente de la República, quién de acuerdo a una decisión del juzgado penal de Hacienda tiene ya la libertad con dos únicas medidas cautelares, no salir del país y no acercarse a ninguna de las personas que tiene que ver con el empesamiento judicial que se le ha hecho.

Se levanto ayer el arresto domiciliario.