En la mañana del martes 8 de marzo, el Expresidente Miguel Ángel Rodríguez Echeverría brindó declaraciones telefónicas a Repretel Canal 6 sobre su comparecencia en la vista judicial de este miércoles 9 de marzo relacionada con su apelación de la prisión preventiva dictada en su contra. Adjunto se encuentra el texto de la mencionada declaración:
“En pocos días cumpliré 5 meses de haber vuelto a Costa Rica, por mi libre determinación, para defenderme ante las autoridades judiciales, como dije desde el principio que haría. Para cumplir ese compromiso, renuncié al cargo de Secretario General de la OEA y solicité de previo cita al Fiscal General para ir a declarar, informando con exactitud el día y hora de mi llegada.

Desde que volví perdí mi libertad. Estoy preso sin que se haya siquiera elevado acusación formal en mi contra. Estoy preso y en aislamiento, que es el mayor castigo y la mayor carga sicológica que se impone en el régimen penitenciario. Sufro ese castigo adicional debido al cargo desde el cual serví al país, como una medida de las autoridades penitenciarias para proteger mi seguridad.

Ya he señalado y denunciado las violaciones a mis derechos humanos que desde mi arribo se han producido, con graves costos para mí, de exhibición, tortura sicológica y afectación a mi situación de inocencia. El Colegio de Abogados expresó su preocupación y el Poder Judicial y la Inspección Judicial están investigando esos graves hechos.

Estoy preso, aunque no se me ha sometido a juicio y no he sido condenado judicialmente. Y por eso pido que, como a cualquier otro en similar condición, se me permita defenderme con mi familia y en libertad. Que se me apliquen, igual que a cualquier otro costarricense, los derechos constitucionales a la inocencia, a la libertad, al debido proceso. Que me protejan, igual que a cualquier otra persona, los principios y garantías procesales que reconocen nuestras leyes.

He dicho siempre que no voy a fugarme. Es insostenible alegar que regresé voluntariamente, cuando pude no haberlo hecho, para luego fugarme. Nadie haría algo tan absurdo. Con toda claridad lo repito: no me fugaré. Volví voluntariamente a defenderme ante los Tribunales y eso haré.

Por eso no entiendo que, sin juicio y sin condena, se me quiera mantener encarcelado. No puede ser tampoco que eso se deba a que pueda afectar la obtención de pruebas. No puede ser porque ni siquiera se ha dicho qué pruebas faltan por obtener, después de más de cinco meses de investigación. Y, además de eso, tampoco podría yo afectar su obtención.

¿Cómo puedo darme a entender y dejar claro que el más interesado en un juicio justo soy yo? ¿Cómo puede darse un juicio justo si se maltratan mis derechos constitucionales y procesales?

Costarricenses, solo pido que se me permita defenderme en libertad. Que se me permita someterme a un juicio justo.”