Reproducimos íntegra la crítica sobre "las fallas de aplicación de la ley, sobre los errores garrafales que se cometen" por parte de la Fiscalía que el lector José Joaquín Morales Bolaños realizó en una carta al Ex Presidente y Ex Secretario General de la OEA, Miguel Ángel Rodríguez.

El abogado y profesor de la Universidad de Costa Rica, Wilbert Arroyo, sostuvo "que el Tribunal de Juicio que dictó esa sentencia señalara, en forma clara y contundente, sin ninguna duda, que el proceso mencionado estuvo viciado de errores procesales garrafales, es precisamente más que motivo para que la Corte Suprema de Justicia ordene una exhaustiva investigación" al analizar las graves fallas "atribuidas al Ministerio Público" en el caso del asesinato de Ivannia Mora en artículo publicado el 27 de noviembre de 2006 por el diario La Nación:
"Tribunal rechazó acusación por lesiones porque el fiscal no la justificó" señala esta publicación de La Nación del 21 de noviembre de 2006 sobre el caso de un niño que fue dejado ciego impunemente por graves errores de la Fiscalía, lo cual demuestra que esos deslices no se limitan a casos sonados como el de Ivannia Mora sino que están afectando a costarricenses de todos los grupos sociales.

"Todo un escándalo en los pasillos judiciales provocó una circular del fiscal general Francisco Dall’Anesse, con la cual se hace una nueva interpretación del Código Procesal Penal sobre cuándo el imputado puede acceder a la aplicación de un proceso abreviado. Mientras que la Asamblea Legislativa discute si Dall’Anesse es nombrado magistrado, el asunto llegó a la Sala Cuarta, donde lo acusan de usar su puesto para hacer política a favor de su nombramiento, sacrificando la objetividad de su investidura de fiscal", informa el Diario Extra del 20 de diciembre de 2006, en un artículo que reproducimos a continuación:

El columnista Pedro Oller señala en este artículo publicado en La República del 28 de noviembre de 2006 que "En cuanto al por tanto del caso de la periodista Mora, no se puede menos que indignar cualquiera ante el resultado. Sin embargo, de nada sirve la indignación si en el proceso no se cuestiona y llama a cuentas a los responsables. Para el fiscal general, el cargo cae en los jueces intermedios que no cumplieron con su meta. Pero, valga preguntarse ¿no fue esta la prueba solicitada por el Ministerio Público y ofrecida en juicio en sustento de su acusación? Si bien puede uno obviar errores, no se vale, como ya hemos dicho, justificar actos de negligencia o incompetencia absurdos en el contexto del sistema penal presente. Menos cuando son de su propio dolo". Por ello, el columnista llama a sentar responsabilidades por los evidentes errores en la presentación y manejo de los casos.