"Tribunal rechazó acusación por lesiones porque el fiscal no la justificó" señala esta publicación de La Nación del 21 de noviembre de 2006 sobre el caso de un niño que fue dejado ciego impunemente por graves errores de la Fiscalía, lo cual demuestra que esos deslices no se limitan a casos sonados como el de Ivannia Mora sino que están afectando a costarricenses de todos los grupos sociales.
 

 

Tribunal de Juicio de Siquirres

Jueces liberan a ‘farmacéutica’ porque delito prescribió

Tribunal rechazó acusación por lesiones porque el fiscal no la justificó
Familia de niño que perdió la vista analiza posibilidad de apelar el fallo judicial


Nicolás Aguilar R. y Laura Iglesias
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.



Siquirres, Limón.  Una mujer de apellido Méndez, acusada de ejercicio ilegal de la Farmacia, quedó libre anoche porque el delito que le atribuía la Fiscalía ya estaba prescrito.

Así lo resolvió, a las 7:20 p. m., el Tribunal de Juicio de Siquirres tras varios días de debate.

Los jueces absolvieron a la mujer del delito de lesiones gravísimas porque el Ministerio Público nunca justificó ese cargo.

La Fiscalía había solicitado en la tarde que se impusiera a Méndez tres años de prisión por ejercicio ilegal y 10 años más por lesiones gravísimas en perjuicio de César Mena Ávila, quien quedó ciego en octubre del 2000.

En ese momento, la víctima tenía 10 años. Según informes médicos, el menor sufrió serios problemas de salud luego de ser tratado con medicamentos que su madre adquirió en una farmacia donde laboraba Méndez, en Siquirres.

La mujer negó reiteradamente haber prescrito algún tipo de medicamento al niño, como afirmaba la Fiscalía, y así lo repitió al comparecer ayer en el juicio.

El hecho de que no fuera condenada por lesiones gravísimas, según los jueces, fue responsabilidad de la Fiscalía porque en ningún momento justificó ese delito.

Anoche no fue posible conocer una reacción de la Fiscalía Adjunta de Siquirres, que planteó la acusación contra Méndez.

Los hechos que le atribuyeron a esta ocurrieron el 20 de octubre del 2000 cuando, de acuerdo con informes del Ministerio Público, suministró medicinas a Mena Ávila, quien sufría una irritación en los ojos luego de disfrutar con unos amigos en la piscina de su casa.

El menor sufrió repentinamente severos problemas de salud, estuvo 28 días en coma y quedó ciego.

Méndez era dependiente de una farmacia ubicada en la ciudad de Siquirres y, según informes confirmados por la Fiscalía, no tiene título de farmacéutica; tampoco conocimientos ni estudios de Medicina.

Testimonio de ministra.La ministra de Salud, María Luisa Ávila, declaró ayer ante el Tribunal. Ella atendió a Mena en sus momentos más críticos en el Hospital Nacional de Niños.

Manifestó creer que el menor sufrió una reacción alérgica causada por un medicamento, lo que le provocó un padecimiento que lo mantuvo entre la vida y la muerte.

Durante el debate judicial, la Fiscalía presentó fotografías de un rótulo que había frente a la farmacia donde trabajaba Méndez. En el letrero, la mujer se identificaba como doctora.

Pero el delito de ejercicio ilegal había prescrito, concluyeron los jueces.

En una entrevista que  La Nación publicó el 9 de julio, el padre del menor, Arnoldo Mena Flores, lo describió como “un niño normal, alegre, juguetón, saludable.

 “Fue algo terrible porque, de pronto, lo teníamos en la cama de un hospital, en estado de coma, y los médicos nos dijeron que podía morir en cualquier momento”.

Dijo que analizará la posibilidad de apelar el fallo. “Hemos sufrido mucho durante los últimos seis años”, recordó tras escuchar, decepcionado, el fallo judicial.