Hemos recibido una carta bien elaborada y meditada de parte de Salim Syed Chanto, quien hace un recuento del "triste" proceso desde su perspectiva personal, y la reproducimos a continuación: