Muy querido Carlos Alberto:

Con gran emoción te agradezco tu generosa columna que es verdadero ejemplo de amistad. Te pido disculpas por mi letra pero se fue deteriorando con el poco uso y ahora debo rescatarla pues en la prisión aún no me autorizan ingresar una computadora.

Don Miguel espero que a pesar de todo lo incómodo de estos asuntos tenga una feliz navidad y que para el año nuevo se borre todo esto y pueda usted desempeñar sus antiguas funciones.

Don Miguel Ángel:

La familia Bermúdez Vega le envía un mensaje de esperanza y fortaleza en Jesús. Las pruebas y circunstancias adversas nos hacen crecer espiritualmente y así comprender a los que sufren.

Carta de don Marvin Rodríguez V.

Don Miguel Ángel:

Escasamente conocí a mi Abuelo paterno; quienes sí tuvieron esa grata oportunidad lo describían como a un hombre de regular estatura, de hablar pausado y firme en sus convicciones.