Carta de don Brian Herrera J.


Estimado Don Miguel Ángel Rodríguez.

Por medio de la presente le muestro mi apoyo y solidaridad ante los acontecimientos que vive en la actualidad. Sé que mi humilde posición es similar a la de muchos costarricenses que hemos estado involucrados en campañas pasadas del PUSC.
 
Por eso mismo estoy consciente de muchas cosas ò personas que pueden estar en la fuga de información de mala intención para manipular la opinión pública, como los encargados de justicia.

Si se agrega un Fiscal General sediento de ser figura principal ante todo caso que se presenta y sus secretas intenciones para llegar al poder. Es obvio que quiere llegar a lo alto sea como sea.

Por mi experiencia como Social Cristiano, no puedo quedarme sin apoyar una figura que es inspiración y ejemplo para muchos por su actitud ante la vida. Estoy en plena convicción de que saldrá con la frente en alto y mereciendo el respeto pleno de todo el país e incluso América Latina.

Gracias por dar un medio de comunicación con quienes lo apreciamos, a la vez le reitero mi humilde apoyo ante la situación que atraviesa.

Saludos cordiales,

Brian Herrera J.

Respuesta de Miguel Ángel Rodríguez


Muchas gracias Brian por su apoyo y solidaridad. No hay duda que las luchas políticas conforman una especial cercanía entre los copartidarios. Por muchos años y en muchas campañas, desde la Asamblea Legislativa, Ministerio y Presidencia compartí con miles de costarricenses sueños, ilusiones, programas, valores, lealtades. En miles de hogares campesinos y urbanos, con mujeres y con jóvenes, con obreros y profesionales, en fábricas y en tugurios compartí los alimentos, discutí sobre las necesidades nacionales y comunales, aprendí escuchando.

En la función pública presenté iniciativas que son hoy instituciones consolidadas en educación, salud, seguridad, economía, pensiones, política de género, de familia, laboral, agrícola y social, para plasmar soluciones a las necesidades que me habían expuesto en esas reuniones. Y cada uno de estos encuentros, fue una ocasión para convivir con seres humanos de carne y hueso como usted Brian, convivencias que dejan afectos, lealtades y conocimientos personales.

Gracias Brian por revivir en este calabozo tan maravillosos recuerdos de un pueblo costarricense muy distinto a las pobres personas azuzadas por algunos medios que mostraban su odio y su amargura a mi llegada al país.

Defienda siempre Brian, como ser humano de buena voluntad, los principios de solidaridad, moderación, tolerancia, racionalidad y respeto a la libertad, la dignidad y los derechos humanos que han caracterizado la mayor parte de nuestra vida nacional. Muchas gracias por su mensaje.

Miguel Ángel Rodríguez E.