De esta manera describió un testigo aportado por la Fiscalía a José Antonio Lobo, a quien dijo conocer desde hace más de 30 años, según publica Diario Extra en el siguiente artículo del 19 de agosto de 2010:
 
 

• Testigo en juicio ICE–Alcatel

MARCO LEANDRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jueces, fiscales, abogados, procuradores e imputados escucharon la declaración de Mario Rosich, quien aseguró que José Antonio Lobo “le gusta el tapis y es ambicioso”.

Un declarante ofrecido por la Fiscalía en el Juicio ICE-Alcatel, le bajó el perfil al testigo de la corona, José Antonio Lobo, de quien dijo que era un hombre ambicioso y con problemas de alcoholismo. Se trata de Mario Rosich, quien aseguró a los jueces que conoce a José Antonio Lobo desde hace más de 30 años, ya que era su íntimo amigo y que trabajó con él por mucho tiempo.

Confesó que Lobo nunca le contaba cosas específicas, pero que en una ocasión, cuando iba a salir de viaje, le solicitó el favor de comprar a diario el periódico por si se publicaba algo relacionado a Alcatel, lo cual sucedió y que era referente a una noticia sobre la adjudicación de las 400 mil líneas celulares.

Agregó que él no le dio importancia al tema y que no le pareció extraño, porque Lobo trabajaba en el ICE.

Ante el interrogatorio de los abogados defensores, Rosich explicó que le conoció a Lobo distintos lotes y apartamentos que había adquirido. Mencionó que aproximadamente dos años antes de que se iniciara este proceso judicial, Lobo habría comprado unos apartamentos en Tres Ríos y Alajuela, una casa en San Ramón y un terreno en Caldera.

Para él, Lobo era una persona de origen muy humilde y que nunca le conoció labores más allá de los cargos públicos. Agregó que posteriormente se habría hecho muy ambicioso y que constantemente mencionaba que todos esos bienes eran producto de una herencia que habría recibido su esposa. Igualmente indicó que Lobo era un fantasioso y que siempre estaba exagerando todo con el ánimo de presumir.

De la misma manera mencionó que Lobo tenía problemas con el alcohol y que era muy frecuente que él (Rosich) tenía que estar sacándolo del club de Leones de Alajuela, a altas horas de la noche, en estado total de ebriedad.

Lobo tapisEn su declaración, Rosich indicó que muchas veces Lobo lo hacía cambiar cheques de menos de $10 mil para evitar los controles.

Para hoy los jueces continuarán recibiendo a los testigos y se presume que dentro de unas tres semanas le corresponderá declarar a Lobo y así podrán interrogarlo sobre las afirmaciones de Rosich.