Reproducimos a continuación la nota aparecida en Diario Extra del 14 de setiembre de 2010:

 

 

 

• Abogados de Rodríguez en interrogatorio

 

MARCO LEANDRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 
José Antonio Lobo reconoció haber recibido más de $700 mil cuyo origen no supo explicar.

El testigo de la corona del caso ICE-Alcatel, José Antonio Lobo Solera, se vio obligado a admitir que mintió al inicio de su declaración, tras el interrogatorio de Rafael Gairaud, abogado del ex presidente Miguel Ángel Rodríguez.

Ayer la fiscalía, la Procuraduría, la representación legal del ICE y la mayoría de las partes representadas en ese debate concluyeron sus interrogatorios, por lo que alrededor de las 9 a.m. Gairaud comenzó un amplio contrainterrogatorio sobre todos los aspectos de la declaración inicial.

 

Anteriormente Lobo justificó que a nombre de su esposa abrió una cuenta en dólares en el Saint George Bank, en Panamá, para poder enviarle dinero a su hija que estudiaba en Estados Unidos; específicamente en esa cuenta se habría depositado parte de la dádiva otorgada por Alcatel, y además realizó otros movimientos bancarios extraños.

 

Sin embargo cuando Gairaud comenzó a escudriñar cuándo estudió su hija y sobre los estados de cuenta, Lobo tuvo que admitir que había mentido en este aspecto y que esa cuenta era para evitar suspicacias sobre los depósitos que se le hacían.

 

OLVIDÓ ORIGEN DE $700 MIL

 

Al mejor estilo de la fiscalía, Gairaud comenzó a preguntarle uno a uno por los depósitos, transferencias y otros dineros ingresados a sus cuentas, que suman $700 mil, sin embargo Lobo dijo olvidar o no tener suficientes datos para explicar su origen.

 

Se trata de muchos miles de dólares que empresas proveedoras del ICE le pagaron a Lobo por dádivas de otros proyectos, pero asesorado por su abogado Ewald Acuña se negó a responder y solo dijo que no iba a referirse porque eran parte del criterio de oportunidad firmado con la fiscalía.

 

A pesar de evadir los cuestionamientos en relación con el Proyecto La Joya, Cibertec, Teletec y otros, Lobo dijo que el 11 de junio de 2001 y en su puesto de director del ICE, Teletec hizo depósitos de $45 mil, $50 mil y $15 mil en una de sus cuentas.

 

Aceptó además haber recibido $28.833 provenientes de Empaques Asépticos, el 29 de noviembre de 2002. En total, José Antonio Lobo recibió cerca de $700 mil cuyo origen no recuerda.

 

PUDO MÁS LA AVARICIA DE LOBO

 

Lobo dijo ser un hombre de principios, con un espíritu de servicio al país, por lo que Gairaud le preguntó por qué no rechazó de inmediato la dádiva que le ofrecieron en La Casona de Alajuela. A esta interrogante Lobo respondió que pudo más su avaricia que su obligación con el país.

 

Se negó a responder si esa avaricia ya se le había hecho presente antes de negociar las 400 mil soluciones celulares GSM.

 

Sobre si Rodríguez hizo algo para que el ICE aprobara otorgarle la licitación a Alcatel dijo que no, que fue él quien votó.

 

Lo que llamó la atención es que puso de manifiesto la duda de que su esposa haya pagado en Estados Unidos los impuestos de las tres herencias que recibió de parte de sus padres y su tía, todos fallecidos, lo que podría facilitar que en ese país se comience a investigar un caso de evasión de impuestos que tiene penas muy altas.

 

El abogado Cristian Arguedas comentó: “Se le cayó a José Antonio Lobo toda la máscara que tenía. Lo que el tribunal y los costarricenses deben saber es que Lobo no es un testigo cualquiera, es una persona muy viva en las artes de la manipulación de la gente.

 

Fue diputado dos veces y ministro. Lo despiden y aun así lo nombran de asesor con el sueldo de ministro. Lo pescan en actos de corrupción y no va a la cárcel. Sabe negociar con la fiscalía para que le perdonen los delitos”.

 

Gairaud agregó fuera de la sala que han logrado que Lobo acepte que recibió dineros de otros proyectos del ICE, lo que a su vez demuestra que el imputado es proclive a cometer delitos.

 

“Entonces no es que está arrepentido sino que viene a declarar hechos falsos para que la fiscalía se los perdone”, finalizó Gairaud.