"Reproducimos la nota publicada por Diario Extra el 17 de setiembre de 2010":

• En el interrogatorio de los abogados de ex presidente Rodríguez

MARCO LEANDRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


art01fge.jpgToda una serie de contradicciones entre las siete declaraciones dadas por José Antonio Lobo, durante la etapa de investigación, y la dada estos días en el juicio ICE-Alcatel, fueron puestas ayer en evidencia, tras el interrogatorio de los abogados del ex mandatario, Miguel Ángel Rodríguez.

José Antonio Lobo Segura, pieza clave en este caso, rinde desde la semana pasada, declaración sin juramento y bajo la figura de imputado colaborador, por cuanto, goza de un criterio de oportunidad y se le juzgará por sus delitos, si con su declaración ayuda a condenar a los ocho imputados.

Durante varios días fue interrogado por la fiscal, Greysa Barrientos, por los procuradores, y desde el martes, por los abogados de la defensa.

Ayer continuó con su turno Rafael Gairaud, abogado en lo penal del ex mandatario, Miguel Ángel Rodríguez. Al inicio, Lobo dijo no recordar si declaró previamente a la Fiscalía sobre los tres requerimientos que le solicitó Alcatel, que consistían en lograr que se diera la migración, que se abriera a concurso público la licitación de las 400 mil líneas y votar a favor.

 

“NO RECUERDO, NO VOY A CONTESTAR”


Gairaud le consultó si en algún momento de sus ampliaciones a las declaraciones en la etapa de la investigación, la Fiscalía le indicó que lo que él había hecho no era real, sino más bien una justificación; Lobo argumentó no recordar.

“No recuerdo, no voy a contestar”, fueron las frases más escuchadas de Lobo, por cuanto, se acogió a su derecho de abstención, sobre el tema de los miles de dólares que recibió de otros proyectos del ICE, y que no serán juzgados en aplicación del beneficio que le dio la Fiscalía.

En repetidas oportunidades, el imputado colaborador se negó a contestar distintas preguntas argumentando que ya fue declarado en ocasiones anteriores a la Fiscalía, por lo que Gairaud, solicitó la incorporación de la prueba indagatoria, en virtud de las contradicciones de Lobo.

Ante tal solicitud se dio un enfrentamiento jurídico entre los representantes de la Fiscalía, la Procuraduría y los de la defensa, los primeros dos oponiéndose a que incorporara. Sin embargo, el Tribunal accedió siempre y cuando se evidenciaran las contradicciones.

Fue así como el abogado destapó una serie de contradicciones que el imputado colaborador ha manifestado en comparación con las declaraciones que ha brindado en ocasiones anteriores.

 

GRAVES CONTRADICCIONES


El pasado 30 de setiembre, en su primera declaración indagatoria, Solera manifestó que, supuestamente, le entregó alrededor de $370 mil en efectivo al ex presidente; en el testimonio de ayer, cambió su versión y dijo que en certificados de depósito.

Expresó, también, que no recuerda haber informado a la Fiscalía que el ex Mandatario confirmó la recepción de dinero, enviado a través de la cuenta de Inversiones Denisse, y días atrás había declarado que nunca había realizado transferencias a esta cuenta, pero en las declaraciones indicó que sí lo había transferido.

Declaró en el juicio que entregó siete certificados a Rodríguez, uno por $100 mil y seis de $5 mil y en su declaración del 15 de octubre de 2004, Lobo afirmó que hizo efectivos esos certificados y se los habría entregado en efectivo al ex presidente.

Asimismo, Lobo indicó, en noviembre de 2001 que  Rodríguez le había dictado el número de la cuenta a la cual le tenía que depositar el dinero de la mordida y en su declaración de ayer afirmó que él mismo la copió de una computadora y que incluso se sentó en la silla presidencial.

 

LOBO DESMEMORIADO


Sobre los motivos de todas sus contradicciones, Lobo argumentó que fue porque en ese entonces -cuando brindó declaración ante la Fiscalía- se encontraba con problemas de tipo mental y emocional.

Luego, el abogado de Rodríguez de la parte civil, Cristian Arguedas, inició su interrogatorio, pero al solo recibir, “no recuerdo”, “no voy a contestar” como respuesta, concluyó su participación.

Para el lunes, Lobo continuará siendo interrogado por los abogados que faltan y los jueces comenzarán a recibir a los testigos de la defensa.