Imprimir
Categoría: Artículos de prensa

Reproducción tomada del Diario Extra del 9 de marzo de 2011.

 

• Cristian Arguedas en conclusiones del juicio ICE-Alcatel

 

MARCO LEANDRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
FOTO: ROBERTO GONZÁLEZ

 

Cristian Arguedas, integrante del equipo de defensa del ex presidente, Miguel Ángel Rodríguez, se refirió ayer en el juicio ICE-Alcatel a las demandas civiles contra su cliente.

La historia de cómo y cuándo se desarrollaron los hechos que se juzgan en el juicio ICE-Alcatel no son como la pintan los fiscales, los procuradores y los representantes del ICE, según explicó ayer a los jueces, Cristian Arguedas, uno de los defensores del ex mandatario, Miguel Ángel Rodríguez.

Ayer le correspondió el turno a Arguedas hacer uso de la palabra durante las conclusiones que se realizan en la Sala 3 del edificio del Segundo Circuito Judicial de San José, en Goicoechea.

 

Para iniciar, el abogado sostuvo que las cosas de inicio a fin no son como las pintan por lo que demostraría en sus conclusiones que todo pasó en forma distinta.

 

Para comenzar hizo suyas las palabras del emperador romano, Justiniano, quien dijo: “Testigo único, testigo nulo”, refiriéndose a lo que se considera un principio lógico del derecho, que indica que por solo con un testimonio no se puede condenar a alguien, sino que se deben tener otros medios de prueba o más testimonios para arribar a un juicio de certeza de que alguien es culpable de un delito que se le endilga.

 

La afirmación la basó en que toda la acusación de la Fiscalía respecto al ex mandatario, Miguel Ángel Rodríguez, en el caso ICE-Alcatel se basa en las múltiples declaraciones de José Antonio Lobo Solera, el testigo de la corona.

 

Sobre el supuesto daño a la imagen que sufrió el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) con las supuestas dádivas entregada por Alcatel para que se le otorgara la licitación, afirmó categóricamente que no existe.

 

“El ICE tenía una gran demanda insatisfecha en la telefonía celular y eso le causó problemas a su imagen. Se hacían grandes colas y trámites engorrosos para obtener una línea. Esto le causaba una mala imagen al ICE. Eso lo confirmaron todos los testigos, incluidos los ex presidentes ejecutivos de esa institución, Pablo Cob y Pedro Pablo Quirós y el directivo, Alejandro Soto.

 

Agregó que si alguien estaba presionando al ICE y creándole mucha tensión no era Alcatel para que le dieran la licitación, sino de los empresarios y los costarricenses para que lograra satisfacer la demanda insatisfecha de telefonía celular.

 

“La licitación o el cartel no se hizo con nombres y apellidos. Por que sería un insulto para la inteligencia de ustedes señores jueces y de todos los costarricenses que si Alcatel iba a pagar una millonada en dádivas que no viniera ya amarrado”, sostuvo.

 

Agregó que todos los testigos, -de la Fiscalía y defensa- confirmaron que Miguel Ángel Rodríguez nunca los llamó ni presionó a nadie para que se aprobara la licitación a favor de Alcatel.

 

“La imagen del ICE ya estaba deteriorada por la huelga, por la demanda insatisfecha y por los sindicatos, pero además, no había estudios de cómo estaba la imagen en cifras antes de los hechos que se están juzgando”, sostuvo.

 

Una de las afirmaciones en las que enfatizó el abogado es que el ICE no tuvo daño patrimonial alguno, sino que la telefonía celular es un negocio redondo por cuanto durante los 5 años de ejecución el ICE se ganó la astronómica suma de $500 millones.

 

En cuanto a la demanda civil de la Procuraduría General de la República, el abogado sostuvo que el gasto de $30 mil en la contratación de un perito, no sirvió de nada, por cuanto en el estudio no se determinó ningún daño social.

 

Hizo mención al informe que presentó a los jueces el matemático Gerardo Barrantes, que fue elaborado basado en un sondeo de opinión en el que se entrevistaron a 104 personas. “Presenta serias deficiencias y la metodología empleada para la obtención de los resultados no cuenta con la aceptación de los Tribunales, la doctrina, ni la academia, que fue rechazada anteriormente por el Tribunal a cargo del caso Caja-Fischel.

 

En relación al supuesto daño a la democracia el defensor calificó esta afirmación como falsa e hizo mención del estudio realizado por Ciska Raventós, para la Universidad de Costa Rica y a petición del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) en el que se pone en evidencia que el fenómeno del abstencionismo no se puede ligar a los hechos ahí investigados.